Lugares públicos con más gérmenes

 
 
Un adulto promedio puede tocar hasta 30 objetos en un minuto y los Centros para el Control de Enfermedades estiman que hasta el 80% de todas las infecciones se transmiten por las manos. Mantener espacios libres de gérmenes no es una tarea fácil, especialmente en instalaciones con mucho tráfico donde las superficies de alto contacto como manijas, barandales y mesas están en una zona extensiva. 
 
Entonces, ¿cómo puedes garantizar que la rutina de limpieza en tu negocio prevenga eficazmente bacterias, virus e infecciones dañinas? 
 
Es posible que te sorprenda en dónde se esconden los gérmenes, pero existen medidas preventivas que tú y tu personal pueden tomar. Sólo se necesita un poco de creatividad y las herramientas adecuadas para lograr el trabajo.
 
En restaurantes: Los programas de seguridad e higiene tienen modelos y sistemas para proteger a los turistas que visitan un restaurante, asegurando la inocuidad de los alimentos y evitando enfermedades. Pero, ¿cómo proteger a los clientes de los gérmenes durante su experiencia gastronómica?
 
La contaminación bacteriana puede ocurrir incluso antes de ordenar, con gérmenes al acecho en cualquier lugar, desde los asientos hasta las mesas e incluso en los dispensadores de condimentos o servilletas. Los menús, que son manejados por prácticamente todas las personas que ingresan a un restaurante, deben limpiarse regularmente y si no se desinfectan adecuadamente, los trapos de mesa pueden dejar gérmenes como el E. coli.
 
Tip: Incorpora una rutina de limpieza poniendo especial atención en las superficies con gérmenes que se pasan por alto, como menús, manijas y asientos. Usa paños desechables regularmente para limpiar y desinfectar las mesas y evitar la contaminación cruzada.
 
En tiendas de abarrotes: Las tiendas son centros comunitarios. Desafortunadamente, eso también significa que pueden ser foco de virus, bacterias y mugre. Los carritos de compras son algunos de los principales culpables de los gérmenes, su recuento bacteriano puede incluso superar al del baño público promedio, según un estudio de la Universidad de Arizona. Los asientos del carrito sin limpiar donde se colocan a los niños que usan pañal, así como las bandas transportadoras para pagar que a veces se encuentran contaminadas por fugas de paquetes de carne pueden dejar a los clientes llevándose más de lo que esperaban.
 
Tip: Instala estaciones para desinfectar las manos cerca de las entradas y paños cerca de los carritos de compras para que los clientes puedan jugar un papel en la lucha contra los gérmenes. Alentar a los cajeros a desinfectar su banda transportadora y la estación de trabajo con frecuencia también puede prevenir la contaminación.
 
En los baños: Todos somos conscientes de los gérmenes cuando se trata de los baños públicos. Desde evitar las manijas del inodoro hasta colgar bolsas en las puertas, los visitantes están dispuestos a tomar medidas adicionales para garantizar una experiencia higiénica. Pero ¿qué pasa con las superficies que se limpian con poca frecuencia, como el dispensador de jabón? A menudo pasados por alto, estos contenedores pueden dejar que las bacterias crezcan y se extiendan hasta los grifos del fregadero a medida que se acumula la espuma de jabón. Aquí es donde los gerentes pueden asegurarse de que su personal de limpieza haga un esfuerzo adicional.
 
Tip: Los clientes deben lavarse las manos con agua durante 15-20 segundos y evitar tocar las superficies contaminadas después. Agrega la limpieza del dispensador en el mantenimiento de rutina de los baños, o considera instalar grifos de manos libres y dispensadores de jabón para evitar el crecimiento de bacterias y la contaminación.
 
Los espacios más frecuentados suelen ser los que tienen más gérmenes por naturaleza. Sin embargo, tomar las precauciones adecuadas al proporcionar soluciones de higiene de manos y desinfectar superficies puede marcar la diferencia.
 
Fuente: