La cena se sirve, luego se fotografía, luego se comenta:

Cómo los teléfonos inteligentes están cambiando los restaurantes

Históricamente hablando, el acto de partir el pan ha unido a personas de diferentes entornos más que las redes sociales o las aplicaciones. El uso de nuestro teléfono inteligente coexiste con esta forma más clásica de socializar. Diez años de propiedad casi universal de teléfonos inteligentes han provocado grandes cambios en la forma en que nos comunicamos, socializamos y nos relacionamos entre nosotros. Y, por supuesto, en cómo cenamos juntos. Con los hábitos cambiantes, los restaurantes están descubriendo que su cálculo empresarial está cambiando.
 
Un estudio no científico1 señaló que los visitantes de restaurantes pasaron más del doble de tiempo por comida en 2014 que en 2004. ¿Cómo duplicaron la cantidad de tiempo por mesa? Comienza con dos tercios de los comensales que usan sus teléfonos inteligentes para una gran variedad de tareas mientras cenan. El 32% de los comensales toma fotos, el 19% hace check-in en redes sociales, mientras que el 19% busca ofertas en línea. Sin olvidar que el 17% de los comensales consulta reseñas, el 16% busca información nutricional y el 8% paga por su comida a través de un dispositivo móvil2.
 
Conoce estos distintos tipos de comportamientos:
 
Hacer check-in en restaurantes
Incluso antes de que los invitados entren por la puerta principal, es posible que ya se hayan registrado a través de FourSquare, Google, Facebook, etc.
 
Revisar correos electrónicos / mensajes de texto no relacionados con la comida
Correos electrónicos de trabajo, mensajes de texto sociales: sea cual sea su origen, deben abordarse antes de consultar el menú y socializar con las personas presentes.
 
Encontrar promociones o cupones
El 32% de los consumidores han usado una promoción que encontraron en línea o en su dispositivo móvil en los últimos tres meses3. A veces esto sucede cuando en realidad están en el restaurante. Entre las personas que salen a cenar al rededor de ocho y 10 veces por semana, el 68% usa una aplicación móvil específica para al restaurante4.
 
Checar correos electrónicos y textos relacionados con los invitados o amigos en común a la cena
¿Los invitados llegarán tarde?, ¿Tal vez una cancelación de último minuto? ¿Incluso conectarte con un amigo que no puede estar allí en persona? Todo es un juego justo.
 
Fotografiando la comida
No es suficiente recordar la comida, debe fotografiarse para la posteridad. Esto puede implicar dirección de arte o puesta en escena, lo que lleva tiempo adicional.
 
Compartir detalles de las comidas en redes sociales
Dicha fotografía debe publicarse en Instagram, Facebook, Pinterest, etc.
 
Revisar las respuestas que la publicación sobre la comida recibe
Además de saborear la comida, las publicaciones redes sociales sobre la comida también deben disfrutarse.
 
Enviar correos y textos para realizar planes posteriores a la comida
A medida que la fiesta termina, las personas deciden sobre los planes después de comer: Comienzan a consultar opciones y los arreglos deben finalizarse antes de salir del restaurante.
 
 
Para aquellos que piensan que los teléfonos inteligentes están reemplazando la interacción humana "real", hay un lado positivo. El tiempo dedicado a los teléfonos inteligentes no es a expensas de la experiencia gastronómica tradicional, sino que se suma a ella. Pero la mala noticia para los restaurantes es que las mesas se vuelven más lentas, ya que tanto los servidores como los establecimientos ganan potencialmente menos. Adicionalmente, el aumento de los tiempos de cada servicio viene con un aumento proporcional en las visitas al baño, junto con las necesidades de suministros sanitarios.
 
Algunos restaurantes están luchando contra la tendencia al ofrecer descuentos para clientes que voluntariamente desconectan o dejan su teléfono inteligente durante la cena. Applebee's llegó al punto de instaurar el término "No Tech Tuesday - Martes sin tecnología" en 20145, aunque nunca lanzaron una promoción basada en el concepto. Parecería que el efecto de los teléfonos inteligentes en los resultados de los restaurantes está aquí para quedarse.
 
 
 
 
Fuentes: