Cómo impulsar la Seguridad Industrial y la productividad con una “cultura de limpieza”

Los trabajadores de la industria no temen "ensuciarse las manos" en el trabajo, pero estarán más felices, más seguros y más productivos si sus entornos de trabajo están equipados para mantenerse lo más limpios posible.

Esto requiere más que una iniciativa ocasional de pósters y folletos que alienten a su fuerza laboral a evitar el desorden. Si deseas aprovechar al máximo los beneficios de un crecimiento empresarial de un entorno de trabajo más limpio, se necesita una nueva mentalidad corporativa, desde la oficina hasta el taller. Aquí hay tres pasos clave que te llevarán por un camino exitoso, y que muchas veces se pasa por alto, para lograr un lugar de trabajo más seguro y productivo.

Paso 1. Crear una cultura de limpieza en toda la organización

En muchas industrias, el polvo y la suciedad en el lugar de trabajo se consideran el costo normal de hacer negocios, y si acaso se aborda el tema de la limpieza, muy frecuentemente se deja en manos de los trabajadores. Sin embargo, si los gerentes de todas las áreas trabajan en sincronía, consiguiendo el apoyo específico de los superiores, pueden crear políticas y programas unificados que enfaticen la importancia de la limpieza para todos, dejando claro que es responsabilidad de cada empleado, ya sea en el área de oficinas o en la planta.

Estas políticas y programas, sin embargo, deben ser más que una lista de mandamientos de los superiores. Deben combinar instrucciones y expectativas claras, pero también deben incluir el reconocimiento y las recompensas correspondientes. En otras palabras, RR.HH. debería estar tan involucrado como Operaciones o Mantenimiento.

Paso 2. Comprometer recursos continuos y obtener un retorno de la inversión sustancial

De nuevo, transformar la cultura de tu empresa no es un esfuerzo "único". Como lo señala un informe del Centro Canadiense de Salud y Seguridad Ocupacional, la “limpieza” industrial efectiva, requiere atención continua y produce beneficios significativos.

“Una limpieza efectiva puede eliminar algunos peligros en el lugar de trabajo y ayudar a que las labores se realice de manera segura y adecuada”, según el informe, que continúa diciendo: “Un servicio de limpieza deficiente con frecuencia puede contribuir a que sucedan accidentes al ocultar peligros que causan lesiones ... (no es solo el aseo)” . Incluye mantener las áreas de trabajo limpias y ordenadas; mantener los pasillos y pisos libres de peligros de resbalones o tropiezos; y la eliminación de materiales de desecho (por ejemplo, trapos, cartón) y otros peligros de incendio de las áreas de trabajo. También requiere prestar atención a detalles importantes, como el diseño de todo el lugar de trabajo, el espacio de los pasillos, la adecuación de las instalaciones de almacenamiento y el mantenimiento ".

Por supuesto, algunos pueden ver esa lista de actividades requeridas y verlas inmediatamente como costos. Sin embargo, una encuesta reciente realizada por el NSC (National Safety Council) los señala como inversiones con un alto retorno de la inversión, notando que "más del 60% de los CFO informaron que cada dólar invertido en la prevención de lesiones devolvió dos dólares o más".

Paso 3: Equipe a sus empleados con las mejores herramientas y suministros de limpieza

Incluso las políticas más motivadoras sobre limpieza y seguridad no lo ayudarán a alcanzar sus metas hasta que su organización esté equipada para implementar esos planes de manera efectiva. Como concluye el informe: "Mejora de la cultura de seguridad: Una guía práctica", "Sin las herramientas y los procesos correctos establecidos en el piso de producción, los accidentes seguirán ocurriendo, sin importar cuánta capacitación de seguridad brinde".

Hay varios problemas importantes en el lugar de trabajo para observar aquí:

• Los suministros viejos obtienen resultados viejos. Considere el trapo viejo, pero todavía popular. A pesar de que limpian de manera menos eficiente, siguen siendo un elemento en muchos entornos de trabajo. Intente reemplazarlos con productos más innovadores, como los paños desechables, que según las investigaciones pueden reducir el tiempo de limpieza y mantenimiento hasta en un 35%.

• Trabajadores más saludables significan ahorros saludables. Los productos de limpieza modernos no sólo son más eficientes; también son más efectivos cuando se trata de lidiar con químicos potencialmente insalubres. Por ejemplo, los paños desechables de taller mencionados anteriormente liberan los solventes de limpieza de forma mucho más uniforme que los trapos de tela tradicionales, y necesitan hasta un 41% menos solvente para hacer el trabajo. Esto reduce la exposición de los empleados a sustancias que a veces son tóxicas y que pueden afectar su salud, el tiempo libre y las reclamaciones de compensación de los trabajadores. Mantener a los empleados saludables no solo es lo correcto, sino que también se paga en el balance final. El Consejo Nacional de Seguridad reporta que "Cada lesión o enfermedad evitada por pérdida de tiempo ahorra $37,000 USD".

• Bajar la presión aumenta la productividad. Es sencillo. Proporcionar los suministros que ayudan a hacer un trabajo de manera más rápida y fácil ayuda a los trabajadores a hacer más tareas, con menos estrés. Y trabajadores más felices son trabajadores más productivos.

¿Su organización tiene una verdadera “Cultura de Limpieza”?

Fuente:
Tork
National Safety Council
Canadian Centre for Occupational Health and Safety
Dominic Cooper, Improving Safety Culture-A Practical Guide, 2001