El ROI de tener un programa eficaz de higiene de manos en el trabajo

Todos hemos visto los letreros en los restaurantes: "Los empleados deben lavarse las manos antes de regresar a trabajar". Pero, ¿qué pasa con otros entornos, especialmente oficinas y otros lugares de trabajo?, espacios donde la mayoría de nosotros pasamos más horas que en cualquier otro lugar. 
 
Después de todo, en las oficinas, desde las computadoras de escritorio hasta las perillas de las puertas, están plagadas de gérmenes que generan enfermedades a los empleados. Al igual que en los restaurantes, todo empieza con tener las manos limpias, pero no termina ahí.
 
 
Trabajamos con infestaciones de gérmenes
 
Oficinas bien diseñadas pueden hacer que su fuerza de trabajo sea más eficiente, efectiva y hasta más feliz. Pero las oficinas, especialmente si se encuentran entre el 70% que cuentan con diseño abierto, también pueden ser incubadoras y facilitadoras de la propagación de enfermedades. Peor aún, estos diseños y espacios de escritorio compartido sólo empeoran el problema, lo que afecta enormemente la productividad.
 
Según un estudio, el absentismo de los empleados equivale a cuatro días de trabajo perdidos por empleado anualmente. Aún más preocupante es el hecho de que los empleados que van a trabajar enfermos deja a los trabajadores improductivos en la oficina durante 57.5 días por año.
 
Sugerencias del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (CENAPRECE)
 
La CENAPRECE dice que un correcto lavado de manos es el primer paso para una mejor salud y evitar enfermedades. 
 
El único problema es que no se puede tener a los trabajadores corriendo al baño cada vez que tocan el teclado o estornudan. Entonces, ¿qué debe hacer un empleador?
 
La respuesta más sencilla es colocar dispensadores con desinfectante para manos en áreas comunes clave, incluidas salas de descanso, salas de juntas, vestíbulos y áreas de recepción. Los baños, por supuesto, deben estar equipados con jabón antibacterial y desinfectante para manos.
 
La recompensa
 
Un buen programa de higiene de manos te ayudará a reducir las enfermedades de los empleados y el absentismo. Un estudio reporta que mantener las manos limpias puede reducir infecciones respiratorias (como el resfriado común) en un 21% y enfermedades más graves, como la diarrea, en un 58%.
 
Toma el control
 
Desafortunadamente, las personas simplemente no se lavan las manos lo suficiente. Los estudios muestran que menos de un tercio de los hombres y sólo dos tercios de las mujeres se lavan las manos después de usar un baño fuera del hogar. No es suficiente simplemente suministrar desinfectante para manos, las organizaciones deben realizar un esfuerzo concreto y constante para:
 
1. Educar: incluso una simple capacitación y comunicación del lavado de manos de los empleados puede generar grandes retribuciones, ya sean piezas impresas simples, instrucciones por correo electrónico, reuniones de equipo o videos cortos "explicativos".
 
2. Equipar: La CENAPRECE dice que la forma más importante de prevenir la transmisión de enfermedades infecciosas es lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón y/o usar un desinfectante para manos. Si no hay agua y jabón disponible, se recomienda usar un desinfectante para manos que contenga al menos 60% de alcohol o que contenga un "antiséptico persistente". Como empleador o gerente, debes lograr que sea fácil para los empleados mantener la higiene de manos, ofreciendo desinfectante para manos en áreas abiertas, así como jabón de manos de calidad y adecuadamente abastecido en los baños.
 
3. Fomentar: Al igual que con todos los programas corporativos, inculcar una "cultura de higiene" no es un asunto de una única vez. La comunicación y  capacitaciones mencionadas anteriormente deben mantenerse regulares y se debe incentivar la participación de los empleados. Finalmente, los líderes de la organización necesitan hablar, tomar acción y practicar personalmente la higiene de las manos.
 
 
 
¿Tu organización ya cuenta con un buen programa? Sí no, entre antes lo empieces a implementar, antes verás un impacto positivo en la vida de la oficina, y también en tu balance final.
 
Fuente: